lunes, 8 de noviembre de 2010

Me dejé llevar...

Cerré los ojos para olvidar momentos.
Resbalé mis manos por tu espalda para desafiar al destino.
La habitación era un mundo aparte solo a nuestro alcance.

Destronamos a los diablos,
desafiamos al tiempo,
morimos con cada mordisco.



A la mañana siguiente
colocaste mi pelo enredado.
Me besaste en la mejilla
y yo me sonroje como una adolescente.

2 comentarios:

  1. me gusta mucho la entrada ^^

    que sensaciones tan agradables =)

    ResponderEliminar
  2. La palabra es "Ella"


    Dejate llevar más a menudo :)


    Te quiero

    ResponderEliminar